Warren Bennis – Dirigir personas es como adiestrar Gatos

Durante el período que fui rector de una universidad, siempre pensé que presidir las facultades era como pastorear gatos. y mi frase preferida respecto a los miembros de las facultades es que «una vez has conocido uno, sólo has conocido uno».
Pero, ese individualismo es parte de lo que hace que liderar un grupo de trabajadores del conocimiento sea una experiencia tan apasionante y tan desafiante.
De forma creciente, en los Estados Unidos y en todo el mundo, los líderes deben respetar los derechos, los gustos, las opiniones y la idiosincrasia de los individuos. Sea que sus organizaciones se sustenten en impuestos, diezmos, donativos o en la venta de productos, los líderes más sabios saben que la proverbial «limosna de la viuda» 1 es lo que ha hecho posible que llegasen a alcanzar las posiciones que ocupan. Cada viuda, en consecuencia, merece respeto.
Hoy más que nunca, dirigir personas es como pastorear gatos. y los gatos, como es sabido, no se dejan pastorear ni adiestrar. Los gatos, sin embargo, pueden ser persuadidos, halagados, convencidos, adorados y dirigidos con mucha suavidad. Con los gatos, mantenga en su mente la idea de que la leche va primero que la carne. Cualquier líder que tenga el coraje de pensar en sí mismo como «domador de gatos», casi con toda seguridad será silbado estruendosamente y obligado a doblegarse. La fórmula exige más calaminto y menos siestas.
En su libro Old Possum’ s Book of Practical Cats, T. S. Elliot escribió, refiriéndose a Rum Tum Tuger, que: «Él lo hará como a él le parezca, y no existe nada que pueda hacerse al respecto. Cuando lo dejas dentro, quiere estar fuera; siempre estará del lado equivocado de cualquier puerta».

Descargar:
Dirigir personas es como adiestrar Gatos – Bennis_ Warren

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.